jueves, 13 de diciembre de 2012

correspondecia: al cielo

A veces, cuando menos te lo esperas la vida tiene preparada para ti alguna que otra sorpresa, como una sonrisa cómplice con una persona desconocida, alguien una noche cualquiera y que te desmonte un día corriente o simplemente un encuentro con una persona que hacia mucho tiempo que no veías. 

Yo sinceramente después de cuatro años simplemente me conformo con soñar contigo, que de vez en cuando te cueles en mis sueños y me vuelvas a hacer sentir que no sé andar y que tu me agarres de las dos manitas para darme impulso. Así he aprendido que cualquier día pensando que es un día más, puede volverse especial. Al igual que cada noche te espero en mis sueños y aunque no siempre apareces, cuando lo haces me conviertes de nuevo en una niña de 5 años, y cuando acaba el sueño vuelvo a tener 17. 

Esa es.., una buena sensación, cuando hay días que ni yo misma entiendo, se que lo único que quiero es  irme a dormir para ver si hoy vienes a verme.

Me hace gracia cuando alguien dice que esta noche las estrellas no se ven, que las nubes las tapan. A veces me he planteado si estoy loca, por que cuando nadie mas lo ve, yo siempre la veo brillar, esa estrella, siempre. Es simplemente magia, y solo mis ojos lo ven. ¿Recuerdas? siempre que mire al cielo, sabrás que en ese justo momento me estoy acordando de ti, por eso miro tanto, por eso dicen que estoy en otro mundo. 

Hace tiempo que no te cuelas en uno de mis sueños y ese no era el trato. Quiero despertarme con la mejilla roja del roce de tu barba y saber que eres tú despertándome con mil besos.  

¿Sabes qué? eres un héroe. Pero en concreto eres mi héroe, y aunque aquí abajo te perdí, se que arriba te necesitaban. El cielo andaba un poco triste, y tenías que subir a encender las estrellas para que tu nieta pudiera entender tus mensajes. Recuerdo que te encantaba ver el reflejo de las cosas en mis ojos, que aunque marrones tu decías que eran negros y la verdad es que desde entonces dicen que tienen un brillo especial cuando se reflejan las estrellas. Lo siento yayo, no puedo evitar ser egoísta, son muchos días los que van ya, y yo te quería para mi, aquí. 

Ay diciembre,.. viniste a este mundo un 24 y te fuiste un 15, ¿que cara voy a poner cuando me preguntan si me gusta diciembre..? si viniste y te fuiste en el mismo mes. Para la gente es un mes mágico, el mes de la navidad, el mes dónde la gente tiene un poquito más de ilusión que el resto del año,  un mes de regalos, de familia. Para mi, diciembre eres tú. 
Diciembre solo me recuerda a ti. Diciembre para mi es.. ¿como describirlo?, es como la sensación de cuando tenía las manitas heladas y me las cogías para calentármelas eso es diciembre para mi. Diciembre  es una nariz fría al lado de un moflete arrugado por la edad, diciembre para mi desde hace cuatro años es despedidas, es regalarte corbatas, es salir de compras un día de navidad, y seguir sin poder evitar buscar el regalo perfecto para ti. Diciembre para mi es en vez de decorar nueces contigo, hacerlo con papá.

Cuando alguien se va, siempre te dicen lo mismo.. recuerda los momentos felices, ¿pero que clase de tontería es esa? ¿que otro recuerdo voy a tener de ti? yo solo conozco esa clase de momentos contigo. 


Es inevitable sonreír y llorar a la vez, cuando pienso en lo pequeña que era y lo grande que he sido siempre para ti. Quisiste hacer de mi una autentica heroína, pensabas que tu pequeña era tan grande como para poder mover montañas, querías que cambiara al mundo y por eso ahora soy como soy, aquí me tienes experta en luchar por causas perdidas. Nunca he querido ser débil ante ti, pero creo que más que débil necesito muchísimo valor para decir que una heroína sin su héroe, no. Sin mi héroe es difícil seguir. 

En resuman, ya van 4 cartas desde que te fuiste, y bueno sigo diciéndote lo mismo desde ese diciembre, sigo cuidando al amor de tu vida, mi abuela.. y como siempre, sigue teniendo una foto tuya y mía en la mesilla. Dice que soy su trocito de ti aquí a bajo. Papá te echa mucho de menos, no a vuelto a sonreír como siempre desde que te dijo adiós, pero bueno, como una heroína que soy, mi mayor misión es hacerle sonreír y créeme que vuestra pequeña lo consigue. 

Bueno, pues nada yayo, lo prometido es deuda, otro año más, otra carta más. 
Y haciendo un resumen de las cuatro que llevo, que nunca me olvidaré ni de tu olor, ni de tu voz, ni de tu sonrisa, ni de tu piel fría, nunca me olvidaría de ti, por que ni mi cabeza ni mi corazón entienden de un recuerdo sin ti.


Te quiere, Sandra.


Destinatario; mi abuelo

lunes, 10 de diciembre de 2012

una película de personas valientes

La felicidades es para valientes. 
Los cobardes solo se conforman con no estar tristes.


En el mundo que vivimos, tenemos mil etiquetas dónde catalogarnos, desde que nacemos hasta el día que morimos y conforme crecemos estas etiquetas van cambiando. Pero ahora, yo quiero intentar catalogar a los humanos en dos en "valientes y de cobardes". ¿Por qué valientes y cobardes? por qué cuando hablamos de felicidad, hablamos de valentía o de cobardía. Como en muchas de las grandes películas de amor, dónde nuestra cabeza piensa;
 "Joder, ¿¡por qué no lo hace?! así sería feliz." 
Pues eso, que aunque siempre digamos lo típico de "eso sólo pasa en las películas", a veces la vida real es más ficticia que muchas películas, y a eso es a lo que me refiero. A veces no nos damos cuenta de que somos los protagonistas de la película más importante jamás estrenada, nuestra vida. 

Pensarlo, si hubierais tenido 500 espectadores viendo como vivíais los momentos más importantes de vuestra vida, ¿dirían que sois valientes o cobardes? Y con valiente no me refiero, a no llorar nunca, no, me refiero a tener la valentía de dar los pasos que hagan falta para llegar a cada una de las cosas que te hacen feliz.

Está claro que en nuestra felicidad influyen muchos factores, uno de ellos es el tiempo, un fiel compañero al cual muchas veces le hemos dejado la responsabilidad de que se encargara de que el dolor desapareciera, o que algo ocurriera. Y no, el tiempo es algo que te va a dar las cartas para que juegues tu partida, pero no puede jugarlas por ti. 

Y entonces, solo entonces según como las juguemos, al final el tiempo se encargará de que cada jugador tenga su recompensa, de que cada rey tenga su trono, de que perdedor esté en su banquillo, de que cada payaso esté en su circo, de que cada estrella esté en su constelación, de que cada nube esté en su cielo, de que cada puta esté en su esquina y de que cada luchador esté en su meta.

Una vez que sabemos que es lo que nos puede hacer feliz, tenemos que apostar por ello y no estar toda la puta vida dudando, que ni viviendo en el pasado, ni de las dudas se es feliz. Además pudiendo mirar adelante y preguntarte ¿Por que no? vas a estar mirando atrás preguntándote ¿Por qué?.


- ¿Eres feliz?
  - Soy valiente.


Sandra.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Mientras el semáforo cambia de color.

- Yo.. yo no soy así. Por mucho que lo intentara no, no soy la chica fría que se la suda todo, que pasa una noche con un tío y adiós. Como me gustaría ser así. Poder utilizar a las personas, como ellas me han utilizado a mi. Pero no, yo he nacido para ser un salvavidas, he nacido para querer. Mi sonrisa depende, de ver sonreír  y eso no es justo, joder, como me gustaría solo poder preocuparme de mi. Pero mira, no, soy la  romántica empedernida que todas las noches antes de dormir lee Neruda, y que tiene la libreta llena de frases de Cortázar. Ay y que si, que lo reconozco que estoy enamorada de la vida y del amor. Y soy una miedosa, me da miedo la oscuridad, las discusiones, las palabras frías y sobre todas las cosas me aterra la soledad. Aunque no me preocupa no estar con alguien. Para mi estar soltera es tener la oportunidad de salir a la calle y buscar el "uno entre un millón" no sé, es como tener la esperanza de encontrar a ese alguien especial entre tantos putos clones. En resumen que esto no es nada fácil para mi, al contrario estoy muerta de miedo. Nunca me imaginé esta situación, yo, tú.. aquí diciéndote todo esto cuando en principio solo estábamos esperando a que el semáforo se pusiera en verde. ¿Y sabes que? A cambiado de color tres veces. No sé lo que me pasa, no sé por que quiero hacerte creer lo que no soy,a veces las personas que siempre rescatan barcos hundidos, necesitan que alguien le rescaten. 

- ¿ Aquí? ¿Por que aquí? Shh, cállate deja de hablar ya. Parecemos dos pirados en medio de la calle, a estas horas.¿Sabes que? supe como eras desde el primer día que me dijiste hola. Lo siento, aunque vayas de durita, no puedes, una persona fría no sonríe como lo haces tu. Eres una pésima mentirosa, tus ojos siempre te delatan. Lo que nunca pensé es que tu fueras para mi, no, los tíos como yo no merecemos a chicas como tú, ni yo, ni ningún tío de una noche. Eres como un pequeño gran misterio que merece que cuiden. No entiendo por que pero estás jodidamente obsesionada con las causas perdidas, y tú, tu me salvaste sin ni siquiera darte cuenta. No pienso que seas ningún barco hundido ni que necesistes que te rescaten. Siento decirte, que eres de las pocas personas que funcionan de motor en los días grises que hay por aquí últimamente. Pero como ya te he dicho los pequeños grandes tesoros, necesitan ser cuidados y creo que nadíe te cuida peor que tú. 



continuará


domingo, 2 de diciembre de 2012

No tienes huevos a quererme.

¿Sabes qué? Creo que contigo a sido de las pocas veces que me he quedado sin palabras. La primera vez no sabía ni tu nombre, sólo se que levanté la mirada y me encontré con tus ojos. La segunda fue cuando no supe que responder a un minuto entero clavándome la mirada a lo que yo te respondí con una sonrisa de esas de las mías. Era como si te esforzaras en entender lo que estaba pasando por mi cabeza, como si quisieras sentir el frío de mis costillas, como si quisiera viajar un segundo colándote por mis pupilas. Yo, yo simplemente sonreí, sonreí sin saber que decir y vi lo demás desaparecer.
Aunque me dejaste sin palabras, yo sé que te dejé sin poderes. Por que aunque pienses que puedes entender a cualquiera, sé que conmigo te cuesta. Se que piensas que eres más listo que yo, pero yo me andaría con cuidado, por que si tu me has pillado, tu te acabarás pillando. Se que piensas que puedes hacer lo que te de la gana con la cara dura que le pones a la vida., pero lo que no sabes es que la que a visto lo más inocente de ti, he sido yo la que a visto tu parte delicada, tu parte frágil. He visto como me miras cuando crees que no me doy cuenta, me he fijado en la cara que pones cuando sonrío a un chico que no eres tú. Creo que lo nuestro es una historia de esas que acaban antes de haber empezado y después de todo me he dado cuenta de que lo que más miedo me da, es lo que me hace feliz. ¿Y sabes una cosa? al miedo hay que mirarle a la cara y yo a ti te he mirado de frente. Aunque sin poder hablar resistiendo la mirada a ver quien aguantaba más. 
A día de hoy me he dado cuenta de que puedes quedarte ahí, sin arriésgate, viendo tu vida como un espectador más, o puedes protagonizar tu propia película  buscando el mejor papel. Llega un momento en la vida, que estás entre la espada y la pared, sin saber hacia dónde tirar. Ahí no hay muchas opciones o te hundes, escondiéndote esperando que pase la tormenta o intentas volar para intentar sobrevolar la mierda que dejas abajo, pintando el cielo de algún color bonito. 
Así que nada chico, tu sigue con tus petas, que yo sigo con mis sueños. Me hace gracia pensar todo esto no te lo voy a decir nunca, despues de mucho pensar he llegado a la conclusión de que puedo resumirtelo en un par de palabras, así que ten cuidado cuando te lies uno de esos que te hacen volar, por que en la primera oja de tu librillo tienes escrito el reto más jodido al que te han retado hasta el momento. Lo he escrito ahí, para que te fumes mis palabras, para que te fumes las dudas, para que se esfume el humo que no nos deja ver. Y que entiendas que igual que no puedes evitar que se te escape el humo de la boca, tampoco puedes evitar que acabarás enamorandote de mi, y de mi sonrisa  Así que ya sabes, como te he escrito en boli en el papel "No tienes huevos a quererme". 
Y es que somos como el guante izquierdo enamorada de la mano derecha. Como dijo Cortázar creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad de quererte.  




(Leer las palabras subralladas de arriba)