sábado, 24 de diciembre de 2011

Feliz navidad, y felices 81

Os deseo unas felices y bonitas navidades.
Empezar el año sonríendo y alomejor teneis la suerte de acabarlo de la misma manera.

2011 (tic, tac, tic, tac)


sábado, 17 de diciembre de 2011

Escuchame pensar.

Las relaciones, la familia, el amor... es una lucha continua, a esa conclusión es llegado hoy. Y se que todos vais a vivir un día minimo en vuestra vida, donde digais;
Tengo dos opciones, una puede que de un giro a mi vida de 360º y otra el simple hecho de no mover ficha. Pero hagáis lo que hagáis vais a mover ficha. El simple hecho de permanecer como estás es mover ficha. Por que sólo vosotros sois dueños de vuestra vida y vuestros actos. Aunque exista un intruso que mueva ficha por nosotros muchas veces, la distancia más puta que a existido y existirá jamás, el orgullo. Ese sentimiento que nace de lo peor de nosotros, que hace alejar a lo que mas querermos y poco a poco matarnos, pero claro con orgullo (mentira). El verdadero orgullo es poder presumir de que tenéis algo que casi todos pierden, y en la vida no perdemos amigos, simplemente nos damos cuenta de los que son de verdad, y las luchas que llevan a algo en nuestra vida van a ser por las personas que a parte de querer formar parte de nuestra vida, quieran quedarse en ella y sepan hacerse un hueco.
La vida es una lucha de leones, demuestra que sabes rugir y lleva con verdadero orgullo tus cicatrizes, pués puedes presumir de ellas y de que has luchado por algo que te importaba. Quien no tiene cicatrizes no a tenido nada por lo que luchar por lo tanto ni a tenido, ni tiene nada. Por que todo, absolutamente todo lo que deverdad nos importa, necesita que luchemos por ello de alguna u otra forma para hacerlo permancer.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Quiero volver a jugar al juego dónde yo era tu princesa.

Sería el primer ángel que renunciara a sus alas,
si es lo que tú necesitaras...
Me olvide de olvidar, y sueño con soñarte.
Cambiaria cualquier hora de realidad,
por un minuto soñando que estas conmigo.
Quiero volver a jugar al juego dónde yo era tu princesa.

Hola, buenos días.. o noches, no sé que hora será allí.
Sé que hace mucho que no te escribo, pero tambien hace 3 navidades que no vienes a verme. Estamos igualados. Yo.. no sé muy bien como empezar, bueno si que lo sé. Creo que lo que te quiero decir es perdón, dirás, ¿perdón porqué? Por que llevo mil noventa y cinco días quejandome, hablando, chillando y llorando. Pero creo que hay algo que aún no te he dicho. Dirás ¿El qué? ¿Felicidades? y yo te diré ¡no! que el año pasado te felicité por tus 80 y aún no es tu cumpleaños. Perdón por que no te he dicho lo que llevo pensando desde el momento en que una parte de mi corazón se apagó, de ese día en mitad de el mes de diciembre a las 11 de la mañana dónde noté como si me arrancaban el corazón (incluso eso me dolería menos). Perdón, por que aún no te he dicho cuánto te echo de menos. Simplemente eso, que a parte de no saber hacer otra cosa que llorar, te echo de menos. Sí, así de simple, te echo de menos mucho. Y que te voy a reprochar siempre que me soltaras la mano, me dan igual los motivos, no tendrías que haberme dejado sola, nunca. Era una promesa.
Perdón, pero tambien gracias. Por enseñarme a andar, cada paso de tú mano. Siempre de tu mano. Por hacerme lo que fuí. una niña llena de amor y de ilusión en la mirada, y gracias por haberme contruido así, por ser este proyecto de pequeña mujer, fuerte, segura de si misma, con el mismo amor en la mirada y que de vez en cuando juega a ser mayor con tu corbata de patitos. Gracias por enseñarme a ser lo que soy, aunque haya tenido que dar mis primeros pasos sin ti.
Después de tres navidades sin ti, sólo quiero decirte eso.
Te echo de menos, perdón y gracias.
Ah sí, y te quiero yayo.






















Sandra.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Jugamos a ser dos gatos que no se quieren dormir

Tienes tanto por hacer...
limpiar la casa de sombras tristes, que no te dejan avanzar.
Todo lo que llevas puesto dejalo en el comedor,
y quedate sólo con el resto que queda en tu corazón.

Zahara - Diciembre

jueves, 8 de diciembre de 2011

La química de los sentimientos.

¿Amor? ¿Amistad? ¿Confianza? ¿Seducción? ¿Ilusión?
Hay quien afirma que el amor no es más que un simple proceso hormonal, o expresiones de procesos cerebrales que la evolución proporcionó al ser humano tal como el egoísmo o el altruismo.
Osea que, ¿el amor a surgido con la evolución?. Intentamos justificar lo que nos duele o lo que nos hace débiles con la ciencia, cuando no, el amor es algo tan prehistórico como lo es el corazón. Los sentimientos, la debilidad que nos hace sentir cuando ponemos el corazón antes la cabeza, el sentir que necesitas a alguien. No tiene justificación científica posible. Sentir amor, nos hace sentirnos débiles, vulnerables ¿Porqué? Por que podemos acabar heridos. Una herida que no sangra, que no se ve, pero hay quien dice que una cicatriz interior duele más que cualquier costura echa en la pierna. Por que las heridas, las heridas del corazón, no se curan con agua oxigenada, no se le puede aplicar puntos, no tiene una dosis química que nos alivie un poco, ni un poco, ni nada. Lo más parecido que a mucha gente parece hacerle "olvidar" es el alcohol, parece ser que a cualquier tipo de herida necesitamos aplicarle alcohol, y desde tiempos inmemorables personas maltratadas por el desamor han acabado en la barra de un bar, sangrando su herida en forma de palabras balbuceantes al camarero de algún bar, a dios sabe que hora.. Pero cualquier tipo de alivio químico no nos produce nada más que una dosis de olvido durante un tiempo efímero, por eso hay tantos alcohólicos enamorados, por que desearía poder olvidar de forma permanente aquello que les daña, aquello que añoran, o simplemente aquello que sienten que se van a morir sin vivir..
Olvidar un pasado feliz, olvidar un presente vacío y olvidar un futuro.. que augura lejos de quien querrías estar. Que ironía, necesitamos olvidar un pasado feliz para poder buscar un futuro feliz.

El ser humano es estúpido.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Una vez en diciembre..


Volverían los recuerdos,
como vuelve cada diciembre la navidad.
Y volverán a colgarse en tu cabeza,
como se cuelgan las gotas de lluvia en el cristal.

Volverán las palabras no dichas,
las caras ya ausentes, los besos no dados.
los cumpleaños sin nadie a quien felicitar.

Volverán los tupidos velos,
las sonrisas de hipocresia, y las miradas bajas.

El verde de tus ojos me refleja cuando río,
me recuerda al sonreír de un niño,
a la serenidad de que no existiera el tiempo.

El verde de tus ojos con el negro de tu pupila
es infinito, intemporal.
Cuando lloras, las lágrimas hacen una cortina en ti
para limpiarte, y poder ver, con más claridad.
Tan claramente que llega a doler ese golpe de realidad.

Cada diciembre vuelven a perseguirme
los fantasmas que acechan mi felicidad.
Pidiendome que sonría más,
pero con tú ausencia cada año cuesta más.

Las presencias destapadas,
al abrir la caja de los adornos de navidad,
que ahora no es más que un mar de recuerdos.
Me persiguen, las siento, me abrigan.

Volverán, volverán, volverán.
Siempre vuelven los fantasmas de la navidad.

Creo que soy una enferma terminal..
de la melancolía.