sábado, 25 de julio de 2015

Los vivos

Hoy quiero hablar de los intensos,
los que conjugan el verbo ser en cada verso.

Esas personas descátalogadas,
que se mueven por sensaciones, miradas, roces y gestos.
Que ponen el alma en el verso,
el corazón en el beso,
y el llanto en el preso.

Hay quien los ve incluso con miedo.
Son piezas de coleccionista,
luchadores en un mundo muerto de emociones.

Y es que sí, 
esas personas saben lo efímero de la vida,
creen en la caducidad,
y por eso quieren desgastarlo todo,
no quieren que nada coja polvo.

Y es que hablo de ellos,
de los soñadores empedernidos,
los poetas naufragados,
los bailarines agotados,
los fotógrafos suicidas,
los pintores enloquecidos,
los musicos callejeros,
los luchadores, los convincentes, los románticos.

Yo los llamo, los vivos.

A vosotros, 
que nos conocemos, que nadie os convenza de que el mundo no es vuestro,

Simplemente, a aquella gente, gris, ordinari y apagada le asusta.. que exista gente que quiera poner el alma en cada verso.


Es una tortura saber que cada vez que exhalo se me escapa un poco más la vida.