lunes, 10 de diciembre de 2012

una película de personas valientes

La felicidades es para valientes. 
Los cobardes solo se conforman con no estar tristes.


En el mundo que vivimos, tenemos mil etiquetas dónde catalogarnos, desde que nacemos hasta el día que morimos y conforme crecemos estas etiquetas van cambiando. Pero ahora, yo quiero intentar catalogar a los humanos en dos en "valientes y de cobardes". ¿Por qué valientes y cobardes? por qué cuando hablamos de felicidad, hablamos de valentía o de cobardía. Como en muchas de las grandes películas de amor, dónde nuestra cabeza piensa;
 "Joder, ¿¡por qué no lo hace?! así sería feliz." 
Pues eso, que aunque siempre digamos lo típico de "eso sólo pasa en las películas", a veces la vida real es más ficticia que muchas películas, y a eso es a lo que me refiero. A veces no nos damos cuenta de que somos los protagonistas de la película más importante jamás estrenada, nuestra vida. 

Pensarlo, si hubierais tenido 500 espectadores viendo como vivíais los momentos más importantes de vuestra vida, ¿dirían que sois valientes o cobardes? Y con valiente no me refiero, a no llorar nunca, no, me refiero a tener la valentía de dar los pasos que hagan falta para llegar a cada una de las cosas que te hacen feliz.

Está claro que en nuestra felicidad influyen muchos factores, uno de ellos es el tiempo, un fiel compañero al cual muchas veces le hemos dejado la responsabilidad de que se encargara de que el dolor desapareciera, o que algo ocurriera. Y no, el tiempo es algo que te va a dar las cartas para que juegues tu partida, pero no puede jugarlas por ti. 

Y entonces, solo entonces según como las juguemos, al final el tiempo se encargará de que cada jugador tenga su recompensa, de que cada rey tenga su trono, de que perdedor esté en su banquillo, de que cada payaso esté en su circo, de que cada estrella esté en su constelación, de que cada nube esté en su cielo, de que cada puta esté en su esquina y de que cada luchador esté en su meta.

Una vez que sabemos que es lo que nos puede hacer feliz, tenemos que apostar por ello y no estar toda la puta vida dudando, que ni viviendo en el pasado, ni de las dudas se es feliz. Además pudiendo mirar adelante y preguntarte ¿Por que no? vas a estar mirando atrás preguntándote ¿Por qué?.


- ¿Eres feliz?
  - Soy valiente.


Sandra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario