domingo, 2 de diciembre de 2012

No tienes huevos a quererme.

¿Sabes qué? Creo que contigo a sido de las pocas veces que me he quedado sin palabras. La primera vez no sabía ni tu nombre, sólo se que levanté la mirada y me encontré con tus ojos. La segunda fue cuando no supe que responder a un minuto entero clavándome la mirada a lo que yo te respondí con una sonrisa de esas de las mías. Era como si te esforzaras en entender lo que estaba pasando por mi cabeza, como si quisieras sentir el frío de mis costillas, como si quisiera viajar un segundo colándote por mis pupilas. Yo, yo simplemente sonreí, sonreí sin saber que decir y vi lo demás desaparecer.
Aunque me dejaste sin palabras, yo sé que te dejé sin poderes. Por que aunque pienses que puedes entender a cualquiera, sé que conmigo te cuesta. Se que piensas que eres más listo que yo, pero yo me andaría con cuidado, por que si tu me has pillado, tu te acabarás pillando. Se que piensas que puedes hacer lo que te de la gana con la cara dura que le pones a la vida., pero lo que no sabes es que la que a visto lo más inocente de ti, he sido yo la que a visto tu parte delicada, tu parte frágil. He visto como me miras cuando crees que no me doy cuenta, me he fijado en la cara que pones cuando sonrío a un chico que no eres tú. Creo que lo nuestro es una historia de esas que acaban antes de haber empezado y después de todo me he dado cuenta de que lo que más miedo me da, es lo que me hace feliz. ¿Y sabes una cosa? al miedo hay que mirarle a la cara y yo a ti te he mirado de frente. Aunque sin poder hablar resistiendo la mirada a ver quien aguantaba más. 
A día de hoy me he dado cuenta de que puedes quedarte ahí, sin arriésgate, viendo tu vida como un espectador más, o puedes protagonizar tu propia película  buscando el mejor papel. Llega un momento en la vida, que estás entre la espada y la pared, sin saber hacia dónde tirar. Ahí no hay muchas opciones o te hundes, escondiéndote esperando que pase la tormenta o intentas volar para intentar sobrevolar la mierda que dejas abajo, pintando el cielo de algún color bonito. 
Así que nada chico, tu sigue con tus petas, que yo sigo con mis sueños. Me hace gracia pensar todo esto no te lo voy a decir nunca, despues de mucho pensar he llegado a la conclusión de que puedo resumirtelo en un par de palabras, así que ten cuidado cuando te lies uno de esos que te hacen volar, por que en la primera oja de tu librillo tienes escrito el reto más jodido al que te han retado hasta el momento. Lo he escrito ahí, para que te fumes mis palabras, para que te fumes las dudas, para que se esfume el humo que no nos deja ver. Y que entiendas que igual que no puedes evitar que se te escape el humo de la boca, tampoco puedes evitar que acabarás enamorandote de mi, y de mi sonrisa  Así que ya sabes, como te he escrito en boli en el papel "No tienes huevos a quererme". 
Y es que somos como el guante izquierdo enamorada de la mano derecha. Como dijo Cortázar creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad de quererte.  




(Leer las palabras subralladas de arriba)



No hay comentarios:

Publicar un comentario