lunes, 3 de diciembre de 2012

Mientras el semáforo cambia de color.

- Yo.. yo no soy así. Por mucho que lo intentara no, no soy la chica fría que se la suda todo, que pasa una noche con un tío y adiós. Como me gustaría ser así. Poder utilizar a las personas, como ellas me han utilizado a mi. Pero no, yo he nacido para ser un salvavidas, he nacido para querer. Mi sonrisa depende, de ver sonreír  y eso no es justo, joder, como me gustaría solo poder preocuparme de mi. Pero mira, no, soy la  romántica empedernida que todas las noches antes de dormir lee Neruda, y que tiene la libreta llena de frases de Cortázar. Ay y que si, que lo reconozco que estoy enamorada de la vida y del amor. Y soy una miedosa, me da miedo la oscuridad, las discusiones, las palabras frías y sobre todas las cosas me aterra la soledad. Aunque no me preocupa no estar con alguien. Para mi estar soltera es tener la oportunidad de salir a la calle y buscar el "uno entre un millón" no sé, es como tener la esperanza de encontrar a ese alguien especial entre tantos putos clones. En resumen que esto no es nada fácil para mi, al contrario estoy muerta de miedo. Nunca me imaginé esta situación, yo, tú.. aquí diciéndote todo esto cuando en principio solo estábamos esperando a que el semáforo se pusiera en verde. ¿Y sabes que? A cambiado de color tres veces. No sé lo que me pasa, no sé por que quiero hacerte creer lo que no soy,a veces las personas que siempre rescatan barcos hundidos, necesitan que alguien le rescaten. 

- ¿ Aquí? ¿Por que aquí? Shh, cállate deja de hablar ya. Parecemos dos pirados en medio de la calle, a estas horas.¿Sabes que? supe como eras desde el primer día que me dijiste hola. Lo siento, aunque vayas de durita, no puedes, una persona fría no sonríe como lo haces tu. Eres una pésima mentirosa, tus ojos siempre te delatan. Lo que nunca pensé es que tu fueras para mi, no, los tíos como yo no merecemos a chicas como tú, ni yo, ni ningún tío de una noche. Eres como un pequeño gran misterio que merece que cuiden. No entiendo por que pero estás jodidamente obsesionada con las causas perdidas, y tú, tu me salvaste sin ni siquiera darte cuenta. No pienso que seas ningún barco hundido ni que necesistes que te rescaten. Siento decirte, que eres de las pocas personas que funcionan de motor en los días grises que hay por aquí últimamente. Pero como ya te he dicho los pequeños grandes tesoros, necesitan ser cuidados y creo que nadíe te cuida peor que tú. 



continuará


2 comentarios:

  1. Vaaaaaaaaaale, me has enamorado con esta entrada.
    Es jodidamente preciosa, de verdad, es buenísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, hacía tiempo que no me decías eso.
      Muchas gracias isa <3

      Eliminar