jueves, 31 de mayo de 2012

No hay tiempo para perder el tiempo



El tiempo sin tí sobraba, me sobraba en exceso.
Sobraba tanto que que tejí con las agujas del reloj la manta que te deja los pies fríos, la verdad.
Sobraba tanto como el espacio que días atrás le pedí a mi corazón.
Aunque de alguna manera inventamos un ritmo a nuestra medida nunca estuvimos cuerdos,
y es que ibamos en diferentes sintonías pero nos queríamos con la misma melodía.
Derepente tu sonrisa se volvió inerte y empezaste a mentirte hasta a ti mismo.
Y es que el tiempo es un monstruo.. con el que es imposible razonar.
Por ultimo me preguntó que donde iría y yo le respondí que con un poco de suerte.. hacia adelante.
  

 

Sandra.



martes, 29 de mayo de 2012

siete años y medio

"permanecer juntos en los bueno y en lo malo, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, para honrarse y amarse olvidando a los demás hasta que la muerte los separe" 

Pues claro que mis promesas valen mas que esas. Necesitas más valor para plantarte delante de la persona a la que quieres, en un mundo que no cree en el amor y decir; " eh, que si te digo siempre, es siempre." que para decir que sí delante de un altar con decenas de invitados y que un cura os asegure que vais a permanecer juntos.
A mi no me a echo falta ni un juez, ni un cura ni nadie para tener la certeza de que va a ser para siempre. Aunque no fueras muy partidario de los siempres, ni de los nunca.. que te hagan creer en esa palabra es lo más bonito que puede lograr una persona. Mirar a los ojos y que deverdad te crea, que por años que pasen, aunque vivamos en planetas diferentes, no hay montaña suficientemente alta, que aunque lluevan pianos joder, esa persona cree tus siempres.
Sólo se que ya no me sale decirte te quiero, pero si que me sale decirte siempre. Y no me preguntéis lo que quiero decir con ese siempre por que ni yo lo sé. Hay gente que sus siempre quieren decir un rato, y cuando yo te lo dije quería decir un rato de esos.. que duran toda la vida.
Si alguna vez dudas, recuerda que solo tienes que creer que yo ya estoy creyendo en ti.


Daigual que tu vivas en Marte y él en Neptuno, por que vas a creerte ese siempre, siempre.

domingo, 27 de mayo de 2012

Lo típico vamos, o quizás no. (minirelato)

Chica conoce a chico en un lugar cualquiera en una situación común, chico le pide una cita a chica, chica se hace de rogar..conversación un tanto atípica, y quedan. Lo típico vamos, o quizás no.

La parte de la cena me la saltó, fué lo tipico, en un tipico restaursante italiano, un tipico paseo y una tipica conversación.

Llegaron a su finca, hasta ahí parecían dos amigos normales, dos personas paseando, pero fue en el momento de entrar en el ascensor dónde parece que hicieron una especie de pacto de no dejarse ni un poro de la piel por besar. Abrieron la puerta como pudieron, mientras el le besaba el cuello y ella se reía, por que le producía una mezcla de sensaciones que le encantaban, le ponía los pelos de punta, le hacia cosquillas, le hacia sonreír.

Su piso era bastante pequeño, tenía muchas fotos en blanco y negro por las paredes del salón y del pasillo, el sobreentendió que eran obras suyas. Su habitación era salida de una revista de los años 80. Hubo un detalle que le llamó la atención y es que ¿por que una cama tan grande para una chica tan poquita cosa? Era la típica cama con la cabecera de barrotes blancos, todos las capas de la cama eran blancas. Las cortinas de la habitación era una especie de rojo, granate.. no sabría decirte, no le prestó mucha atención. En la habitación solo habían dos muebles, una mesita de noche con una tulipa de cristal y una foto, creo recordar que la foto era ella de pequeña con alguien mayor, supuso que sería su abuelo y una cómoda con un cofre, imaginó que para guardar sus pendientes y demás. Ah! y también tenía a los pies de la cama una caja, una caja de dibujos animados entre abierta por la cual le pregunté mientras ella iba a la cocina a por algo de beber, ella dijo que eran tonterías de niña pequeña la cerro y la empujó de una patada debajo de la cama. Y después le beso, se besaron.. le volvió a besar, y..
Las manos no paraban quietas, y así fueron quitándole él uno al otro cada prenda una a una, hasta quedarse ella con un collar que llevaba y él bueno, no se quito los calcetines pero si el reloj detalle el cual le hizo gracia.

Bueno, y de lo que pasó en esa noche en esa habitación sólo fue testigo su gato, que al principio fue a recibirla pero al ver que tenía compañía decidió dormir en el sofá del salón.

Él decidió quedarse a dormir y a la mañana ya se iría, pero hubo una pequeña discusión y era por qué ella era una chica de manías la verdad, no hacia falta ser muy listo para verlo pero hubo una que él no quería aceptar y es que tenía una forma de dormir que no entendía. Le gustaba dormir hacia un lado de la cama, es decir no hacia abajo si no a lo ancho de la cama y abrazando una almohada. Después de mucho discutir, durmieron así de esa forma tan poco frecuente.. ella se giró abrazó su almohada y intentó dormirse, él se quedó perplejo, acababan de hacer el amor, y parecía como si no quisiera ni rozarle..

- Pero.. ¿pero tu crees que esta es forma de tratar a tus invitados?
- ¿Cómo?
- Que te parece si hacemos un trato..
- Oh, interesante.. escupe
- Yo te propongo una forma de dormir
- Que a mi me gusta dormir así, y abrazando una almohada
- ¿Y no puedes cambiar por mi la almohada esta noche?
- No voy a dormir abrazada a ti
- Por qué?
- Por que estoy acostumbrada a dormir sola
- Osea, que eres una chica de costumbres?
- Se puede decir así
- Yo diría maniática
- Oye!
- Bueno, que quieres a cambio?
- mmm......
- ¿ajá?
- Preparame el desayuno mañana, hemos cenado juntos esta noche ya sabes más o menos lo que me gusta
- Me he acostado contigo y simplemente sé que no comes carne, que odias la cebolla y que te gusta mucho el helado.
- Bueno no necesitas saber más
- Me gustaría
- Va. ¿Como quieres dormir?

Se acerco a ella, le hizo darse la vuelta la cogió por el cuello y la tapó.

- ¿Que te parece?
- Es..,es acogedor.
- Buenas noches.

Y le besó.









A la mañana siguiente, se despertó el primero. Tenias sus cuerpos acoplados perfectamente, tenían las piernas en forma de L, él le pasaba la mano por la cintura, y tenía las manos entrelazadas. Se fue despegando poco a poco de ella, y finalmente.. desenredo sus dedos de su mano.
Le preparó el desayuno; zumo de naranja más crepes con nata y chocolate, otros dirían que era una mezcla rara pero él sabia que le gustaba ese tipo de combinación.
Le dejo una nota junto a la mesilla, se vistió y se fue sin hacer mucho ruido.


Ella seguía durmiendo, hasta que ruido del maldito despertador sonó.
- ¡¡RIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIN!! ahsdyysdaguysgfuydgfydgfyud.

Apagó de un golpe el despertador, y con cara de desconcierto se levantó de golpe. Miro a su alrededor, estaba sola.. Vió la nota, la cogió y la leyó.

" Un trato es un trato, te dejo el desayuno en la cocina. Te dejo el despertador para que suene en treinta minutos, que si no las vitaminas del zumo se irán. Siento si te he echo madrugar. Algún día quiero saber algo más de ti, eres un misterio que me gustaría que me dieras la oportunidad de resolver. Sé que no me vas a llamarme por eso espero que el destino nos vuelva a juntar. "

Y le dejó anotado el teléfono de su piso.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

- Pero no te calles carla, sigue!
- Mira que eres cotilla eh..
- Cotilla no.. sabes que me encantan las historias de amor.
- Pero no ves que esto es todo lo contrario? Un simple rollo de una noche.
- Que no, que no.. que me niego, esto no puede acabar así
- Hay hija, mira que eres peliculera, hay gente que se acuesta con otras personas sin necesidad de enamorarse sabes?
- No soy peliculera, y eso ya lo sé pero no.. si me lo estás contando es por que va a pasar algo más
- Si ni siquiera les conoces Amelía..
- ¿Como acabó la historia?
- Bueno, quería ver tu poder de deducción, tenías razón, esto no acabó aquí pero otro día seguiré la historia.
- Jolín, mañana sigues.. pero una ultima pregunta.
- Dime, ¡pesada!
- ¿Tienen un final feliz?
- Querida.. los finales felices, son historias sin acabar.
- Mira que hablas raro eh.
- Venga pirate y dejame estudiar. (Y colgó el teléono)

¿Continuará?

Sesión Andrea








 





La chica de las fotos Andrea Gomez Zanón

El resto de la sesión esta en mi tuenti personal (Clica, aqui)  Sandra Ponce García

sábado, 12 de mayo de 2012

No hay nada más fácil que engañarse a uno mismo

- ¿Como estás?
- Bien.
- ¿Seguro?
- Estoy muy bien.


                                                                        Estoy. Muy. Bien.                       

No te voy a decir que no es un estado de ánimo que no conociera ya. Es más no te voy a negar que desde hace tiempo no es un estado de ánimo el cual se ha vuelto rutina, con tropezones de alegría. No de felicidad, si no de alegría.
Por que.. que significa que estar alegre y que significa ser feliz?
Estar alegre pienso que simplemente es la capacidad de sonreír con pequeñas tonterías ante grandes desventuras, o simplemente no tener motivo por el cual ser feliz, y ser eso.. una persona alegre, un salvavidas para no sentirte hundido, la alegría. Ser feliz en cambio, forma parte del verbo ser..
¿Eres feliz? Ser feliz es conjugar un verbo muy grande, tan grande como el verbo amar. 

¿Que si estoy bien?
Que nunca he estado aparentemente mejor.
Que sonrío más que nunca.

 Que soy valiente, lucho por lo que quiero y sólo me preocupa mi felicidad.
 Que mis ojos brillan de ilusión.
Que estoy increíblemente bien.
Que no estoy para nada perdida.
Que soy  feliz.
Que no me importa la opinión de los demás.
Que todas las mañanas me levanto con un motivo por el cual sonreír.
Que me da igual quien se vaya o se quede en mi vida, no necesito nada ni nadie.
Joder, que nunca he estado mejor.

Va, que todos hemos dicho ese estoy bien, estando hecho una puta mierda.
Y es que no hay nada más fácil que engañarse a uno mismo, por que, recordar.. que estoy muy bien.


"Amor: ficción creada por el hombre para evitar el suicidio" Wall Street

jueves, 10 de mayo de 2012

Viveme hoy. Mañana ya se verá.

Estas son mis reglas.


Y es que esto es lo que soy. 
Podría decirte que soy muy profunda, que jamás podrías llegar a comprenderme, mi difícil carácter..  Pero no.  Soy este momento, aquí entre tus sabanas.
 ¿Sabes lo que me encanta? Dejarme crecer el pelo durante meses, llegar a la peluquería y decir, corta. 
Y adiós melena negra. ¿Por que no es todo así? Corta. No hay dolor, cae el pelo, se barre y ya está. Que volverá a crecer..
Soy miedosa pero he aprendido a no hacerlo notar. Puedo sonreír de muchas maneras, pero solo una será sincera. Soy estas pequeñas pecas en la espalda. Soy la que se chupa un dedo cuando está nerviosa. Soy la que se pinta los labios de rojo y finje ser dura como el mármol y juega a ser mayor. Soy la que se le pone cada pequeño pelo de su cuerpo de punta cuando nota un susurro cerca del cuello. Y mira, oye, que no es que me canses.. es que yo me aburro de todo fácilmente. Que sí, que quizás me llames cobarde, pero si veo que empiezas a consumirme me esfumaré como el humo que se me escapa ahora de la boca. Pero estamos vivos, y a mi las cosas serias.. creo que nunca van a venirme a mi medida. 
¿Que tiene de malo? viveme hoy, que mañana ya se verá. 
Es simple. Como yo. Puedes quedarte a dormir, pero seguramente nunca me quedaré a desayunar. 
Estoy hoy, ahora, aquí..desmaquillarme, fumame, desepiname, pero yo.. desapareceré.


Sandra.