jueves, 10 de mayo de 2012

Viveme hoy. Mañana ya se verá.

Estas son mis reglas.


Y es que esto es lo que soy. 
Podría decirte que soy muy profunda, que jamás podrías llegar a comprenderme, mi difícil carácter..  Pero no.  Soy este momento, aquí entre tus sabanas.
 ¿Sabes lo que me encanta? Dejarme crecer el pelo durante meses, llegar a la peluquería y decir, corta. 
Y adiós melena negra. ¿Por que no es todo así? Corta. No hay dolor, cae el pelo, se barre y ya está. Que volverá a crecer..
Soy miedosa pero he aprendido a no hacerlo notar. Puedo sonreír de muchas maneras, pero solo una será sincera. Soy estas pequeñas pecas en la espalda. Soy la que se chupa un dedo cuando está nerviosa. Soy la que se pinta los labios de rojo y finje ser dura como el mármol y juega a ser mayor. Soy la que se le pone cada pequeño pelo de su cuerpo de punta cuando nota un susurro cerca del cuello. Y mira, oye, que no es que me canses.. es que yo me aburro de todo fácilmente. Que sí, que quizás me llames cobarde, pero si veo que empiezas a consumirme me esfumaré como el humo que se me escapa ahora de la boca. Pero estamos vivos, y a mi las cosas serias.. creo que nunca van a venirme a mi medida. 
¿Que tiene de malo? viveme hoy, que mañana ya se verá. 
Es simple. Como yo. Puedes quedarte a dormir, pero seguramente nunca me quedaré a desayunar. 
Estoy hoy, ahora, aquí..desmaquillarme, fumame, desepiname, pero yo.. desapareceré.


Sandra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario