sábado, 12 de mayo de 2012

No hay nada más fácil que engañarse a uno mismo

- ¿Como estás?
- Bien.
- ¿Seguro?
- Estoy muy bien.


                                                                        Estoy. Muy. Bien.                       

No te voy a decir que no es un estado de ánimo que no conociera ya. Es más no te voy a negar que desde hace tiempo no es un estado de ánimo el cual se ha vuelto rutina, con tropezones de alegría. No de felicidad, si no de alegría.
Por que.. que significa que estar alegre y que significa ser feliz?
Estar alegre pienso que simplemente es la capacidad de sonreír con pequeñas tonterías ante grandes desventuras, o simplemente no tener motivo por el cual ser feliz, y ser eso.. una persona alegre, un salvavidas para no sentirte hundido, la alegría. Ser feliz en cambio, forma parte del verbo ser..
¿Eres feliz? Ser feliz es conjugar un verbo muy grande, tan grande como el verbo amar. 

¿Que si estoy bien?
Que nunca he estado aparentemente mejor.
Que sonrío más que nunca.

 Que soy valiente, lucho por lo que quiero y sólo me preocupa mi felicidad.
 Que mis ojos brillan de ilusión.
Que estoy increíblemente bien.
Que no estoy para nada perdida.
Que soy  feliz.
Que no me importa la opinión de los demás.
Que todas las mañanas me levanto con un motivo por el cual sonreír.
Que me da igual quien se vaya o se quede en mi vida, no necesito nada ni nadie.
Joder, que nunca he estado mejor.

Va, que todos hemos dicho ese estoy bien, estando hecho una puta mierda.
Y es que no hay nada más fácil que engañarse a uno mismo, por que, recordar.. que estoy muy bien.


"Amor: ficción creada por el hombre para evitar el suicidio" Wall Street

4 comentarios:

  1. Me ha gustado tu entrada, no sé como llegué aquí pero te sigo.
    Cuántas veces no he sentido eso?

    Un beso♥
    Me encantaría que pasaras por mi blog y me dejaras un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias J.Daconte.
      Ahora pasaré, un beso.

      Eliminar
  2. Piensa siempre y una y otra y otra vez más que lo más cruel que te puede suceder es desarrollar algo llamado filofobia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buah, dios me libre. Ah no.. que soy atea.
      Pues no sé chica, viviré con el miedo.

      Eliminar