domingo, 11 de enero de 2015

Domingos

Hoy es uno de esos días que se resume en noche,
días de suspiros fríos y miradas sin norte.
Un día de esos en el que uno solo espera que al cruzar la calle se encuentre la casualidad de su vida.
Dónde solo se puede esperar que el universo le sorprenda.

Un día en el que por no creer no crees ni en ti,
por no estar, ni te encuentras,
que el pasado es solo un vago recuerdo
que irónicamente siempre sabe mejor que el presente,
cuando en algún momento este ayer fue hoy.

Que curiosa la matemática del tiempo,
cuando lo vives no te llena,
cuando lo recuerdas te vacía.

Vacío como a veces nos damos cuentas que estamos,
vacío como el vaso medio lleno, que acabamos de llenar con un cubata.

Hoy es una de esas noches,
dónde solo esperas que mañana alguien te secuestre
mientras sigues diciendo que no quieres,
que no te apetece, que no estas preparado.
Te secuestre, te diga algo bonito, y te deshiele.
Que aquí siempre es invierno, y el hielo ya quema.
Aún no te crees que hay domingos en los que el mundo no duele.

Por que si, por que hoy es uno de esos días,
dónde a uno solo le alegraría que en las noticias dijeran;
que los leones del circo están jugando con ovillos de lana,
que los políticos han confesado lo que se fuman que siempre ven prosperidad
o que va a haber luna llena durante un mes.

Que siempre a dolido mas la incertidumbre que la certeza,
y así con la vida,
Es cansado eso de estar en el sofá esperando a la vida,
sin saber muy bien que es.
Esperándose a uno mismo,
esperando algo, sin saber muy bien el que, pero algo
esperando..
Hoy es un día en el que tenemos empacho de todas esas esperanzas caducadas.
Y que hacen que te levantes con resaca cada mañana.
y que nada nunca llegue.
Estar sobrio en días como hoy parece un precio demasiado caro.

Que resulta agotador el sobrellevar la teoría
de que la esperanza sea lo último que se pierda,
y que se haya perdido.
Y que ojalá habláramos de gritos, lágrimas, risas, emociones,y no de ausencia.
 Lagrimas no derramadas, gritos insonoros, y falta de vértigo.

Cuando después de muchos días sin esperar nada de la vida,
hoy es el día dónde esperas mucho de ella,
Y por eso hoy es el día, suelen ser domingos, y más jodidos en épocas frías.

Así que en días como hoy, la autodestrucción en pequeñas porciones puede ser hasta recomendable.
Pero cuidado con los golpes, que el hielo se rompe.



No hay comentarios:

Publicar un comentario