miércoles, 14 de diciembre de 2011

Quiero volver a jugar al juego dónde yo era tu princesa.

Sería el primer ángel que renunciara a sus alas,
si es lo que tú necesitaras...
Me olvide de olvidar, y sueño con soñarte.
Cambiaria cualquier hora de realidad,
por un minuto soñando que estas conmigo.
Quiero volver a jugar al juego dónde yo era tu princesa.

Hola, buenos días.. o noches, no sé que hora será allí.
Sé que hace mucho que no te escribo, pero tambien hace 3 navidades que no vienes a verme. Estamos igualados. Yo.. no sé muy bien como empezar, bueno si que lo sé. Creo que lo que te quiero decir es perdón, dirás, ¿perdón porqué? Por que llevo mil noventa y cinco días quejandome, hablando, chillando y llorando. Pero creo que hay algo que aún no te he dicho. Dirás ¿El qué? ¿Felicidades? y yo te diré ¡no! que el año pasado te felicité por tus 80 y aún no es tu cumpleaños. Perdón por que no te he dicho lo que llevo pensando desde el momento en que una parte de mi corazón se apagó, de ese día en mitad de el mes de diciembre a las 11 de la mañana dónde noté como si me arrancaban el corazón (incluso eso me dolería menos). Perdón, por que aún no te he dicho cuánto te echo de menos. Simplemente eso, que a parte de no saber hacer otra cosa que llorar, te echo de menos. Sí, así de simple, te echo de menos mucho. Y que te voy a reprochar siempre que me soltaras la mano, me dan igual los motivos, no tendrías que haberme dejado sola, nunca. Era una promesa.
Perdón, pero tambien gracias. Por enseñarme a andar, cada paso de tú mano. Siempre de tu mano. Por hacerme lo que fuí. una niña llena de amor y de ilusión en la mirada, y gracias por haberme contruido así, por ser este proyecto de pequeña mujer, fuerte, segura de si misma, con el mismo amor en la mirada y que de vez en cuando juega a ser mayor con tu corbata de patitos. Gracias por enseñarme a ser lo que soy, aunque haya tenido que dar mis primeros pasos sin ti.
Después de tres navidades sin ti, sólo quiero decirte eso.
Te echo de menos, perdón y gracias.
Ah sí, y te quiero yayo.






















Sandra.

2 comentarios: