domingo, 21 de agosto de 2011

Os presento a Anne.





Decidió creer en la ley de la atracción, ver cada caída como una oportunidad para levantarse, cada puerta que se cierra como un gran ventanal, lleno de oportunidades y de sonrisas. Pensar que si le hacían daño, mucho daño, que si le traicionaban, le daban una puñalada, no pasaba nada, dolería, pero más le dolería al que le dañó, más perdería él. Que lloraría lo justo y necesario. Por que ella valía mucho, y nunca perdería tanto como perdería la otra persona al dejarla escapar a ella, o eso se esforzaba en pensar. También pensaba que lo único irreversible en esta vida era la muerte y que nada le haría tanto daño como el dolor que ya pasó. Delicada, sutil, pero con un corazón de hierro forjado. Creía que la sinceridad era obligada. Tenía sus propios mandamientos, si no los cumplía.. se odiaba a si misma. Tenia el lema de que nunca quisiera más de lo que la querían a ella, pero no lo cumplía y tampoco le importaba. Ella amaba y amaba y ensanchaba el alma como aquella canción de extremoduro. Era un libro abierto tan simple por fuera pero tan compleja por dentro. Tan desordenada, tan niña. Siempre iba descalza, con los pies sucios o no, pero descalza. Las uñas de mil colores. Su habitación con mil amuletos y demás tonterías supersticiosas. Creía en el amor, en la magia, y en los imposibles posibles. Prefería discutir con alguien a quien amaba a hacer el amor con alguien a quien ni si quiera apreciaba. Así era ella. Un día volaría lejos de todo, flotando en sus miles de globos, de mil colores de diferentes formas, se dejaría llevar.


Ella era Anne.


3 comentarios:

  1. Hola me he encontrado tu blog, y me ha encantado! Tus entradas son fántasticas, me encanta como te expresas! Te has ganado una seguidora ^^ Te dejo el mio, me gustaría mucho que te pasaras :) http://where-my-mind-sleeps.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. escribes fenomenal , leyendo este texto me entran unas ganas enormes de ser feliz y no preocuparme por nada .. escribes genia no dejes nunca de hacerlo

    ResponderEliminar
  3. No creo que pueda dejar de hacerlo, por que muchos motivos, por que no, no soy escritora, pero que me digas que te entran ganas de ser feliz es lo que busco.
    Muchisimas gracias de verdad a los dos comentarios(L)
    ¿todos somos un poco Anne no?

    ResponderEliminar