lunes, 4 de julio de 2011

No hay distancia mas puta que el orgullo.

El mundo es un café solo, que decidieron tomar juntos.


Si no es contigo, no es con nadie. Dijo una vez. Fotografías de Romeo y Julieta , quería llamar a la colección de fotos que hizo durante aquel tiempo juntos, una verdadera obra de arte, cierto es. Cada sonrisa, cada gesto, cada abrazo. Aquel chico era capaz de captar la esencia, el momento justo en el que los hoyuelos de mi sonrisa estaban en total armonía con el mundo, y captarlo, captar mi risa. Y hoy, en un día cualquiera de noviembre, después de 10 años encuentro en el ático de mi antigua casa, ya que mis padres al irme yo decidieron que se les quedaba muy grande esa casa y se mudarian a una mas pequeña. Recojiendo algunos de los pocos recuerdos de mi adolescencia que quedaban allí, entre vinilos de u2 y héroes del silencio, posters y recortes de revistas, encontré aquella caja de zapatos, donde guardaba cada fotografía, y que me ha transportado a volver a sentir la dulzura de sus besos sobre mi nariz. La fuerza con la que apretaba su mano sobre mi corazón. El tenia la teoría de que al palpitar le decía te quiero en código morse. La protección que sentía entre sus brazos. La ilusión que sentía al ver sus ojos verdes, que por mucho tiempo que pasase sabia que nunca dejaría de reflejar vida en sus pupilas, nunca dejó de ser un niño, y la verdad tampoco quería que dejase de serlo. Fueron mil caricias, las que salían en aquellas fotos. Al abrir esa caja sentí tristeza, rencor, celos, nostalgia. Nunca entendimos ninguno de los dos por que aquello acabó, tampoco queríamos plantearnos quien fue el cobarde de la relación o quien lo hizo mal. Pero si hay algo que nunca dudé es que volvería a oler de cerca su olor. No se cuantos meses o años tardaria, pero no fue un adiós. Volví al piso que compartia con dos amigas y en el que ahora a mis 27 años vivo y abrí el buzón y cogí la correspondencia. Subí las 40 escaleras que me llevaban a mi piso y me senté en el sofá, mirando a la nada. Siempre confié mucho en las casualidades, nuestra relación se basó en eso, casualidades. Ojeé por encima el correo, y vi una carta sin correspondencia, lo abrí, y solamente vi un papel, donde solo ponía una frase;

- Hecho de menos la forma en la que nos respirábamos.

3 comentarios:

  1. Perfectamente precioso.
    Además me encanta el título y la primera frase, joder, que artista.

    ResponderEliminar
  2. Es tan bonito!
    Me encanta de verdad, me ha recordado a una de las películas que me gustan a mi *.*
    En cuanto publiques algo tuyo, AVÍSAME ÑAÑAÑAÑA

    ResponderEliminar
  3. Jajaja Adam Brody es genial. Yo me enamoré de Seth Cohen en OC, por personalidad y todo...pero es que Adam es tan guapo, que con otro actor no sería lo mismo xD.
    Me vi pelis en las que sale cinco minutinos de na para verlo a él sólo jaja. Y tengo las temporadas de OC y todo... autentica grupi xD.
    Su grupo de música lo escuché, pero no mucho... ahí cojeo xD.

    ResponderEliminar